El placer de cuidarse
Introduce aquí el subtítular

Masajes

Masaje con Ventosa

Huo Long Anmo

EL PODER PURIFICADOR DEL FUEGO

Huo Long Anmo o Masaje del Dragón de Fuego, es un masaje ancestral taoísta que trabaja a nivel profundo sobre el cuerpo físico, la energía, las emociones, la mente y los órganos internos. 

Sus bases de trabajo son:

  • El fuego
  • El viento
  • El agua

Estos tres elementos eliminan las toxinas del cuerpo y movilizan la energía a través de los canales que pasan por la espalda. El masaje se da con una ventosa sobre la espalda de la persona y consiste en circularla suavemente por la espalda por el trazado de los canales energéticos.

• Activa todos los canales de la columna.

• Desbloquea a nivel físico, energético, mental y emocional.

• Proporciona los efectos de una profunda meditación.

Masaje Físico

Long Fu Anmo

LA ARMONÍA CUERPO-MENTE-ESPÍRITU

Long Fu AnMo es un masaje tradicional taoísta, que aporta una experiencia única y estimulante, creando un estado de tonificación, armonía y relajación muy profundo y especial. 

Se trata de un masaje de cuerpo completo que primero conecta la energía de pies a cabeza por la parte posterior del cuerpo; y continúa de cabeza a pies descendiendo por la parte anterior.

• Actúa sobre músculos, tendones y ligamentos.

• Activa la circulación de la energía, lo que es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo.

• Relaja y tonifica, proporcionándonos una sensación de bienestar.

• Es bueno para los órganos internos y la circulación de la sangre.

Majaje Energético

Chi Ming Fa

EL PODER SANADOR DE LA CONSCIENCIA

Chi Ming Fa es un potente método de Sanación, aunque su utilidad va más allá, es un recurso energético que nos permite trascender los límites de nuestra Consciencia rutinaria y alcanzar Salud, Transformación y Despertar en los distintos niveles del Ser. 

Recibir Chi Ming Fa refuerza nuestra conexión con nosotros mismos, modifica nuestros estados físicos (enfermedad, envejecimiento), emocionales (tristeza, ansiedad, estrés) y mentales (depresión, desánimo, desequilibrio, incapacidad de afrontar la vida). El terapeuta únicamente es el conductor de esa energía multidimensional y sanadora.

Se trata de una energía viva que conserva la pureza, la profundidad, la simplicidad y la perfección de los sistemas de sanación antiguos